El Sevilla se engancha a la liga

Hasta hace 5 años, cuando hablábamos de la liga española de fútbol, estábamos hablando principalmente de dos equipos. Por un lado estaba la consistencia del Barcelona y por otro lado estaban las grandes individualidades del Real Madrid. Un monopolio de dos equipos que vino a romper el Atlético de Madrid del Cholo Simeone. A partir de aquí, ya pesar de que estos dos equipos, Barcelona y Real Madrid, han seguido mandando en las clasificaciones de los distintos años, hay que decir que han ido surgiendo otros equipos, como el que vamos a ver a continuación, que no solamente están dando mucho de que hablar sino que, quién sabe, podrían alzarse con el título liguero al final de la presente temporada.

 

El equipo de queremos hablar en el día de hoy, es el Sevilla. Un equipo, que si bien es cierto hace unos años no tenía más aspiraciones que entrar en la Copa de Europa, que no era poco objetivo por cierto, a día de hoy, se enfrenta a palabras mayores. Y es que, se podría decir sin temor a equivocarse, que es un serio candidato al título de la liga española. No solamente porque tenga un equipo bien armado, que ahora analizaremos, sino porque también se ha acostumbrado a poder jugar de tú a tú contra los mejores equipos del campeonato. No solamente está haciendo un buen papel en la Copa de Europa, no solamente le ha ganado al Real Madrid y al Atlético de Madrid, sino que también le ha plantado cara al mejor equipo del mundo que a día de hoy es el Barcelona.
Dicho todo esto, vamos a analizar un poco en detalle cuál es el juego que hace el equipo hispalense. Hay que decir, que lejos de echarse atrás y esperar un contrataque rápido, el equipo de Sampaoli, no hace otra cosa que tratar de llevar la iniciativa en el juego. Para ello, no duda en poner una gran cantidad de hombres en el centro del campo que le permitan dar una fluidez a la pelota realmente elevada. A partir de aquí, con dos extremos bastante rápidos y un punta que está en plena forma, llegan las oportunidades. Unas oportunidades que en la gran mayoría de las ocasiones se transforman en gol. Además, tienen la ventaja añadida de que es un equipo que resuelve muy bien las situaciones a balón parado. Poco más se le puede pedir al Sevilla a día de hoy.