Vender un coche con historia

¿Quién no ha ido a casa de los abuelos y se ha encontrado así como de casualidad alguna cosita que con el paso de los años hoy en día se podría vender por un buen pellizco? Alguna figurita, una vajilla que hoy sería vintage, un cuadro de a saber de qué año es, el vestido de boda de la abuela digno de estar en un museo… Un montón de cosas que aunque a priori no parece que tengan mucho valor, cuando lo subes a la red, aparecen varias personas interesadas en ese objeto que estaba olvidad en un cajón o en un armario.

En mi caso fue un coche, para ser exactos un seat 1400 del año mil novecientos cincuenta y tres. Un coche que según nos contaba la abuela fue uno de los primeros en el pueblo, y que usó prácticamente todo el barrio, en el viajaban los primeros de agosto hasta Benidorm toda la familia con las maletas en la baca porque dentro no había espacio. Cuantos recuerdos atesora la abuela de esos momentos. La cuestión es que el coche ya ni tenía uso ni se le iba a dar, por lo que tras una votación familiar decimos venderlo y que la abuela se quedará con el dinero para posibles gastos médicos o simplemente para que lo tuviera ella.

Ahora venía lo complicado, no sabíamos ni donde venderlo ni cuanto costaba ni lo que podríamos sacar por él, así que buscando en internet encontramos una página de venta de vehículos antiguos, desguacescasquero.com y allí que nos dirigimos, Nos atendieron de lujo, concertamos una cita y vinieron a tasar el coche, ahora agradecemos al abuelo que cuidara tanto de él, ya que lo mantenía en perfectas condiciones y nos ofrecieron más de lo que esperábamos. También se encargaron del papeleo y nosotros no tuvimos que hacer ni preocuparnos por nada. A la pobre abuela se le saltaban las lágrimas cuando se llevaron el coche del garaje.

Seguramente habrá algún afortunado que adquiera este vehículo y pueda disfrutarlo como lo disfrutó mi familia, solo espero que lo cuiden y traten como el abuelo lo trató, mimándolo como si tuviera vida. Al final, con algo del dinero que nos dieron por el coche, hemos mandado a la abuela de crucero con mi tía, algo que siempre había querido hacer pero que no había tenido oportunidad.